Saltear al contenido principal

Continúa la guerra entre Snapchat e Instagram

Las redes sociales se han convertido en un vehículo de comunicación de gran importancia para las personas. Actualmente una persona ocupa alrededor de 90 minutos de su día mirando la pantalla de su smartphone, y el promedio aumenta a los 110 minutos para el segmento de millennialsm (jóvenes nacidos entre 1981 y 1994). De estos minutos, el 85% está destinado a navegar en las redes sociales; por lo que no es extraño que cada vez haya mayor oferta de aplicaciones, y las existentes luchen por ser la preferida de los millennials y la generación Z.

Este es el caso de las reconocidas redes sociales Instagram y Snapchat, las cuales intentan transformarse constantemente para cubrir las necesidades de los jóvenes y así conseguir estar en el primer puesto de su preferencia.

Aunque ambas nacieron con distintos objetivos, hoy se encuentran en una dura batalla por conquistar a un público cada vez más exigente y mantener a sus usuarios activos.

En el caso de Instagram, esta red social fue creada por Kevin Systrom y Mike Krieger en 2010 como una aplicación destinada a compartir fotografías, permitiendo agregar filtros o editar manualmente los colores. Por su parte, Snapchat, fue lanzada al mercado en septiembre de 2011 por dos estudiantes de la Universidad de Stanford, Evan Spiegel y Bobby Murphy, quienes querían incursionar en el mercado de las aplicaciones móviles para compartir fotos, pero al observar que la mayoría de ellas se inclinaban hacia el arte, la perfección y la estética, vieron la oportunidad de hacer algo diferente: compartir fotos graciosas y vergonzosas con amigos, que se autodestruyan luego de determinado tiempo.

En pocos años la cantidad de usuarios activos de ambas redes sociales se ha incrementado exponencialmente.

Sin embargo, Instagram ha notado la paulatina pérdida de terreno en detrimento de su contrincante, por lo que ha decido lanzar en agosto de 2016, la nueva función “Instagram Stories”, que permite subir fotos y videos con filtros, textos, stickers, etiquetas y dibujos, que luego de las 24 horas desaparecen.

Aunque ha sido criticada por ser una “copia” de Snapchat, poco a poco los usuarios se han acostumbrado a la nueva función y hasta muchos han abandonado, sin darse cuenta, a la aplicación del fantasmita.

No obstante, Snapchat no se deja vencer. La empresa ha demostrado un crecimiento del 350% de usuarios activos, que generan un total de 10 millones de views a diario, lo que le permite explotar su plataforma como vehículo publicitario a través de snaps y lentes sponsoreados. Sin contar que aún tiene como arma de guerra los divertidos lentes que cautivan a los más jóvenes, funcionalidad que Instagram no ofrece a sus usuarios.

La colorida camarita y el fantasmita continuarán en pie de guerra por conquistar a las generaciones más jóvenes. ¿Y ahora quién dará el siguiente paso en innovación? Estaremos atentos para averiguarlo.

Fuentes: “Mobil in LatAm Study” (IMS)Adweek.com